3 Claves para desarrollar el Entusiasmo

3 Claves para desarrollar el Entusiasmo

Si estás buscando 3 claves fáciles para desarrollar el entusiasmo, este no es el artículo que tienes que leer. Si en cambio, estás buscando 3 formas efectivas de desarrollarlo, estás en el lugar correcto.

En primer lugar, es importante recordar lo que se mencionó en el artículo anterior: es imposible mantener el entusiasmo sin un gran sueño o un gran ideal. Porque necesitamos conectarnos con ese sueño o ideal si pretendemos mantener el impulso inicial y hacerlo crecer en el tiempo.

Partiendo de la base que ya tienes un sueño, en este artículo nos enfocaremos en cómo desarrollar el entusiasmo. Si todavía no lo tienes, es necesario que empieces su búsqueda.

Recordemos que un sueño enciende la chispa del fuego del entusiasmo en nuestro interior. Y a partir de aquí, es la dedicación, la investigación y la acción los que mantendrán el fuego encendido y lo desarrollarán. Así que nos enfocaremos en cómo llevar a la práctica estas claves.

Dedicación

¿Cuándo dedicamos nuestro tiempo a algo? ¿Cuándo dedicamos una obra a alguien? Lo hacemos cuando amamos o apreciamos a esa persona o a esa actividad. Es decir, que este pilar del entusiasmo está basado en el amor.

Por lo tanto, para desarrollar el entusiasmo tenemos que “aprender a amar”. Pero, ¿qué es lo que tenemos que aprender a amar? Tenemos que aprender aquellas cosas que son de la misma naturaleza que el verdadero entusiasmo. Y, ¿cuáles son aquellas cosas? Platón lo resume magistralmente en sus cuatro arquetipos de: belleza, verdad, justicia y bondad. Pero esto nos queda muy grande a nosotros. Lo que está a nuestro alcance es aprender a amar lo duradero, lo inegoísta, lo profundo, lo que realmente tiene valor, lo que nos hace bien a nosotros y a los demás…

Para ello, es necesario “conocernos a nosotros mismos” porque cada uno de nosotros es diferente y tenemos la capacidad de vivir el entusiasmo dentro de nuestra particularidad. Y eso es lo que nos hace maravillosos, porque si nosotros no damos a la vida lo mejor de nosotros mismos, nadie podrá rellenar ese hueco. Ese es nuestro camino y nuestra responsabilidad, así como también, el descubrirlo. Esto nos lleva a una “vida interior”, a un íntimo diálogo que nos traerá el premio de comprendernos.

Investigación

La segunda clave es la Investigación. De la misma forma que nuestro cuerpo físico necesita agua para funcionar, como seres humanos necesitamos comprender la vida y entender el porqué de lo que vivimos. El mayor sufrimiento no es el dolor sino el no saber porqué sufrimos.

Tenemos la suerte de que grandes sabios nos han legado un conocimiento muy profundo de las leyes de la vida. El acercamiento a ese conocimiento es liberador y está al alcance de nuestras manos.

La investigación tiene que ser activa. Porque no sirve de nada llenarnos de conocimientos intelectuales si no los podemos usar de una forma práctica para resolver los problemas que se nos presentan en el día a día.

Acción

Quizás, esto es lo que nos cuesta más: pasar a la acción. Darle vida a nuestros sueños y que esos sueños se conviertan en algo útil para nosotros y para los demás.

Para ello necesitamos “cultivarnos”, convertirnos en una herramienta a través de la cuál puedan plasmarse los ideales. Cuando nosotros decidimos ir a por un sueño, no estamos preparados. Y es en ese momento donde tiene que aparecer la acción y la responsabilidad como la habilidad para responder, es decir, si necesito aprender algo, lo aprendo.

Como podemos ver, el querer desarrollar el verdadero entusiasmo nos lleva a ámbitos muy importantes y que son fuente de trabajo para toda una vida.