¿Qué es el entusiasmo? Descubre sus secretos

¿Qué es el entusiasmo? Descubre sus secretos

Por mucho que podamos analizar conceptos y expresiones y que podamos definir qué es el entusiasmo, nos damos cuenta de que el entusiasmo es algo mucho más profundo de lo que pensamos y que no basta con comprenderlo para sentirlo.

Por lo tanto, tenemos delante un reto.

Me gustaría, para empezar, que nos imagináramos el entusiasmo como un fuego.

En segundo lugar, que nos preguntáramos: ¿hay diferentes tipos de entusiasmo? Y creo que todos podríamos afirmar que sí. Porque, en algún momento de nuestras vidas, hemos sentido un entusiasmo que poco a poco va desapareciendo. Y por otra parte, vemos otro tipo de entusiasmo en personas que han conseguido cosas fuera de serie como:

  • Thomas Edison con el nacimiento de la bombilla;
  •  Maria Reiche que pasó 14 años viviendo en el desierto limpiando, midiendo, dibujando y fotografiando las Líneas de Nazca;
  • Dick y Rick Hoyt, el padre que logra terminar un iroman llevando a cuestas a su hijo discapacitado;
  • Florence Nightingale, que casi no dormía para cuidar a los enfermos… entre tantos otros.

El primer entusiasmo al que nos hemos referido es el “hermano menor” y el segundo, es el auténtico entusiasmo.

El hermano menor es una fuerte emoción, una exaltación de la mente y de las emociones ante una idea que despierta en nosotros la posibilidad de conseguir ciertas cosas y superar nuestros propios límites. Esto produce una borrachera de euforia, la visión de todo lo que podemos obtener con sólo proponérnoslo.

Pero, ¿qué es lo que nos suele pasar con el “hermano menor”? Que el esfuerzo del día a día, la paciencia que debemos tener y la voluntad que nos hace falta para conseguir aquella idea inicial, van apagando el fuego, que por su potencia inicial, pensábamos que nunca se apagaría.

No son las ideas, los sueños que generaron el entusiasmo inicial los que se apagan. Ellos están ahí… escondidos tras la enorme cantidad de pasos que hay que dar para llegar hasta ellos.

El auténtico entusiasmo es mucho más que una emoción.

Él se encuentra en un plano más alto, en la fuente misma de la inspiración sagrada. Por eso, su raíz etimológica de origen griego nos recuerda que entusiasmo proviene de En Teos, literalmente dios en nosotros o estar inspirado por la divinidad.

El gran entusiasmo es de la misma naturaleza que los grandes sueños, que las grandes ideas, las que nos conmueven el alma y la llaman a su destino.

Por lo tanto, es imposible mantener el entusiasmo sin un gran sueño o un gran ideal. Si queremos mantener el impulso inicial sin conectarnos con las ideas que lo hicieron nacer, habremos fracasado.

La idea encendió la chispa del fuego del entusiasmo pero es la dedicación, la investigación y el accionar los que mantendrán el fuego encendido y abrirán el camino para hacer esas ideas realidad. Y a la vez esas mismas ideas mantendrán el sentimiento fervoroso.

Por lo tanto, nuestro deber es cuidar el fuego del pequeño entusiasmo en las pruebas diarias y convertir los grandes sueños en una misión clara y definida porque esto no hará más que acercarnos al fuego del verdadero entusiasmo.

1 Comment

Comments are closed.